¡Qué lindo es el fútbol!

(ANSA) – MOSCU, 11 JUL – Croacia venció por 2-1 a Inglaterra en tiempo suplementario y el domingo definirá en Moscú contra Francia el título de Rusia 2018 en su primera presencia en la final de una Copa del Mundo.



La segunda semifinal de Rusia 2018 inició mal para Croacia, pues Kieran Trippier puso en ventaja a Inglaterra con un exquisito tiro libre cuando sólo habían pasado cinco minutos del pitazo inicial del árbitro turco Cuneyt Cakir.
Pero Ivan Perisic empató a los 67′ sorprendiendo a una llamativamente estática defensa inglesa, que repitió su error a los 106′, cuando Mario Mandzukic batió a Jordan Pickford con un zurdazo para sellar el boleto del seleccionado balcánico.
De esta manera, Croacia avanzó a su primera final de una Copa del Mundo y se convirtió en el primer seleccionado en lograrlo tras disputar tres partidos con tiempos extras.
En octavos de final superó a Dinamarca por penales, la misma vía con la que venció en la siguiente ronda al anfitrión Rusia tras sus respectivos empates por 1-1 y 2-2 en los 90′ reglamentarios y el tiempo suplementario.
Además, es la primera selección en revertir una desventaja inicial en tres partidos de la fase de eliminación directa de una misma Copa del Mundo, pues también inició perdiendo los duelos ante Dinamarca y contra Rusia.
Justamente el desgaste de los dos partidos previos de Croacia ofrecían al menos una luz de ventaja en el aspecto físico para Inglaterra, que eliminó a Colombia por penales en octavos de final pero luego superó por 2-0 a Suecia en la ronda siguiente.



Una eventual clasificación del seleccionado del Gareth Southgate para una segunda final del torneo ecuménico estaba al alcance de la mano luego del gol de Trippier con el tiro libre sancionad tras una falta de Luka Modric cerca de su área.
Trippier justificó la comparación de la prensa británica con el ex capitán David Beckham al colocar el balón muy lejos del arquero croata Danijel Subasic.
Mientras Croacia intentaba recuperarse del cimbronazo sufrido por el gol de Trippier, el combinado inglés buscó aprovechar el momento para ampliar su ventaja, pero un cabezazo de Harry Maguire resultó desviado a los 14′.
Del otro lado, la solidez de la defensa inglesa obligaba a Croacia a intentar llegar al empate mediante remates de media distancia, pero ambos intentos resultaron desviados.



El último susto de Subasic en el primer tiempo fue a los 30′ por un remate al palo de Harry Kane, pero la acción fue anulada por offside del máximo artillero del Mundial, aún con 6 goles.
Dos minutos mas tarde Pickford atrapó un zurdazo frontal Ante Rebic, quien capturó un rechazo “in extremis” de la defensa inglesa tras un peligroso centro rasante desde la derecha.
Por último, Cakir no sancionó penal pese a una falta de Maguire sobre Dejan Lovren en la última jugada antes del descanso y ni siquiera fue advertido de la infracción por el holandés Danny Makkelie, a cargo del VAR.
Naturalmente, el seleccionado croata buscó el empate desde el inicio del complemento, mientras Inglaterra desaprovechaba el adelantamiento del rival sin siquiera generar una acción de gol real, pues sus avances eran bloqueados antes de llegar al arco.



En cambio, Luka Modric e Ivan Rakitic organizaban los ataques de Croacia y exponían a una defensa inglesa que con el pasar del tiempo disminuía su solidez y desnudaba falencias ausentes durante el resto del torneo ecuménico.
Así llegó el empate de Perisic, quien impactó el balón con la planta del pie izquierdo tras eludir la marca de Trippir y anticipó a Kyle Walker tras el centro de Sime Vrsaljko.
Cinco minutos después el propio Perisic estrelló un zurdazo rasante y cruzado contra un palo, tras lo cual Rebic capturó el rebote pero su remate fue atrapado por Pickford.
Inglaterra sólo inquietó a los 77′ con un desborde de Jesse Lingard que nadie llegó a empujar, mientras que seis minutos después Pickford debió intervenir ante un intento de Mandzukic y en la acción siguiente Perisic remató alto con el arco vacío.



Ante la supuesta desventaja física, Croacia buscó resolver el pleito antes del final del tiempo reglamentario, pero careció de puntería y de suerte, mientras Inglaterra lucía sin respuestas.
Pero Inglaterra tuvo la primera acción de peligro del tiempo suplementario, pues Vrsaljko despejó de cabeza sobre la línea un cabezazo de Maguire tras un córner desde la derecha.
A su vez, Pickford impidió la ventaja croata en la última jugada de la primera mitad del tiempo suplementario ante la arremetida de Mandzukic, que tuvo su “revancha” en la jugada posterior a un remate desviado de Marcelo Brozovic.
Aunque su intento resultó alto, el mediocampista aprovechó una llamativa distracción inglesa en una rápida salida rasante de un córner y expuso las dudas del rival, como ocurrió en el gol del triunfo de Mandzukic, que batió a Pickford tras capturar el balón frente al arco tras un cabezazo de Perisic.



Cuando sólo restaban cuatro minutos para el final del partido, Inglaterra fue por el empate, pero volvió a carecer de ideas y de recursos, por lo cual se repitió con envíos frontales que la defensa croata rechazó con facilidad.
Entonces llegó el pitazo de Cakir que desató la algarabía de Croacia, la selección con la ubicación más baja en el ranking de la FIFA (20) en llegar a la final del Mundial desde la creación del escalafón en diciembre de 1992.
Pero si hablamos de hacer historia, sólo queda un paso más para que sea completo, pues en la final del domingo enfrentará a Francia, a la que nunca pudo vencer, pues empataron dos veces y sufrió tres caídas, una de ellas en la semifinal del Mundial 98 que, por ahora, registró la única consagración de los “Bleus”.



What do you think of this post?
  • Sucks (0)
  • Boring (0)
  • Useful (0)
  • Interesting (0)
  • Awesome (0)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: