Lula, Siria y el estertor del imperio: ¿morirá matando?

Por Lucas Martín Di Marco. Washington acaba de bombardear en coordinación con Londres y París al régimen sirio de Bassar Al Assad por supuesto ataque químico contra una población que casualmente es uno de los últimos bastiones de los terroristas en territorio contiguo a donde están las tropas americanas. Todo ello sin prueba alguna de que esos ataques sean obra de Al Assad y contra las advertencias de Rusia que protege Damasco y su régimen con sus misiles interceptores S300 y S400.



Lo curioso del hecho es que no se trata de un nuevo ataque de los cientos desarrollados por la máxima potencia y sus aliados en los últimos años, sino una puesta en escena con el sheriff mundial alardeando vía Twitter mientras sus tropas van perdiendo razón de ser en Siria, lugar donde EEUU llegó en la era de Barack Obama mediante el senador Jhon Mc Cain para reunirse (¿y organizarse?) con personajes siniestros de Al Qaeda o el mismísimo fundador del Isis, Abu Bakr Al Bagdhadi (como muestran las fotos) en el año 2013. La ofensiva representa un golpe en la mesa en momentos en que las cosas no pintan bien para el imperio del “Destino Manifiesto”: guerra comercial con China (con final anunciado a favor del gigante emergente), dificultades para reactivar la economía con un déficit comercial insostenible (y siete flotas que mantener vigilando los océanos), pérdida de peso en el conflicto de las dos Coreas tras el acercamiento de los mandatarios de Seúl y Pyongiang, y dificultades para sostener gobiernos afines en su patio trasero, esto es Latinoamérica.



¿Un Plan Cóndor democrático?
En los últimos días el ex presidente y máximo favorito para las elecciones de Octubre en Brasil, Luis Inacio “Lula” Da Silva fue detenido acusado por recibir un departamento en la causa por coímas millonarias de Odebretch que ya se llevó por delante a su par peruano y jaquea a varios mandatarios más de la región. Sin embargo la detención de Lula es un triunfo pírrico a largo plazo. Quien sacó a millones de brasileños de la pobreza y llevó a su país a integrar el BRICS (junto a Rusia, India, China y Sudáfrica), quedó como mártir en su celda capitalizando votos a futuro contra todo lo que provenga de la derecha pro-USA.

En 1975 con la derrota de Vietnam consumada y el socialismo triunfante a través de las urnas en Chile, el Sueño Americano se sostuvo promoviendo dictaduras afines que impusieran recetas neoliberales y endeudamiento a países latinos. Hoy las dictaduras están mal vistas, pero los gobiernos democráticos aliados con medios de comunicación másivos lograron cerrar el cerco al progresismo en momentos en que China y Rusia buscaban captar aliados en las naciones del cono sur. El ejemplo más rotundo fue Brasil que con su poderosa economía (la séptima del planeta), sumado al BRICS osó en tiempos de Lula y Rousseff iniciar el despegue tecnológico de la nación, y firmando con Rusia, China e Irán un preocupante tratado para comerciar entre sí sin utilizar divisa norteamericana.



Del Dolar al Yuan
Este es quizás el punto central de la cuestión que permite entender porqué EEUU actúa como actúa. Desde 1944 con el acuerdo de Bretton Woods (foto de abajo), además de fundar el Banco Mundial y crear el Fondo Monetario Internacional, los EEUU se comprometieron a financiar la reconstrucción europea de posguerra pero a cambio recibían todo el oro de esas naciones y en su lugar estas debían tener sus reservas ya no en lingotes dorados sino en monedo verde. Eso duró hasta que en los albores de los setenta el presidente francés reclamó la devolución de esos lingotes considerando que la zozobra de posguerra estaba superada. Allí se vio que EEUU no podía hacerlo debido a que si cumplía con ese pedido quedaría en descubierto que la FED (Reserva Federal) emitía papel sin equivalencia con el respaldo en oro. Nadie controló ni controla aún hoy cuánto papel moneda se imprime en la FED para financiar los billonarios déficits de la administración yanqui. La crisis de los ’70 se resolvió tras la guerra de los Seis Días con los países árabes pidiendo a Washinton la retirada de las tropas israelíes de su territorio. Ese pedido se cumplió a cambio de vender desde entonces esas naciones todo su petróleo únicamente en dólares, así recuperaba el Dolar su valor de cambio unido al petróleo.

Durante las décadas siguientes cualquier producto fabricado y circulado por Occidente primero y por todo el orbe después (caída del muro de Berlín mediante), aún si fuese una remera con la imagen de Ernesto “Che” Guevara o un libro de Carl Marx, terminaba financiando al que desde entonces se llamó petrodolar. Solo dos países se atrevieron a saltarse ese cerco: Irak de Saddam Hussein en el año 2000 (fue derrocado en 2003), y Libia de Muammar Gaddafi en 2006 (derrocado en 2008). Con estos antecedentes se comprende la necesidad de USA por contener el avance chino en lo comercial y la preocupación por el acuerdo alcanzado por los países BRICS para comerciar entre si sin tener en cuenta al Dolar. Sacar a Brasil de esa alianza y eliminar su arrastre regional hacia ese proyecto era urgente para el futuro de la Casa Blanca.



Londres siempre cae bien parada
Inglaterra olió sangre y se alejó de a poco del fuego, primero saliendo de la Unión Europea y acordando con China que su City londinense (un auténtico Vaticano financiero con leyes propias), se manejara desde ahora con dólares estadounidenses pero también y gradualmente, con yuanes chinos. El tiempo juega a favor de las naciones emergentes y la “lenta marcha de China hacia la cima” predicha por Mao Tse Tung, o la “nueva Ruta de la Seda” diseñada por las autoridades chinas actuales (ver nota). China lo sabe, Rusia y EEUU también. Por eso los rusos soportan los alardes imperiales de Donald Trump sin contestar, desde el hundimiento del submarino Kursk a la fecha. Por eso China no busca la guerra comercial, “pero no la teme” (ver nota), como afirman los jerarcas del partido comunista, ahora devenidos en defensores del Libre Cambio en los Foros de Davos. Lo sabe Trump quien llegó con su discurso aislacionista de “América para los americanos”, no por casualidad. El imperio que gobernó durante un siglo el planeta debe ceder finalmente su sitial. Hacerlo gradualmente y reservándose privilegios o morir matando en una guerra que no tendría ganadores contra sus sucesores son las opciones.

Con ese panorama se desarrollan los ataques a Siria y el cerco de las flotas yanquis sobre Rusia y Corea de los últimos meses. En el medio América Latina ve desmoronarse el único proyecto de integración válido en los últimos doscientos años. Pasar de ser un banco de materias primas y mano de obra barata de España primero, de Inglaterra después, de USA ahora y de China en las próximas décadas o por el contrario tener un proyecto propio para disfrutar nuestros recursos naturales en casa y dar trabajo a nuestros pueblos parados en posición de igualdad con las potencias son las opciones. Según Sigmund Freud “lo que no se recuerda ni se reelabora de manera consciente, inevitablemente se repite”, y Latinoamérica vive de la desmemoria.

Fotos: voltairenet.org y britannica.com



What do you think of this post?
  • Sucks (0)
  • Boring (0)
  • Useful (0)
  • Interesting (0)
  • Awesome (0)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: