Impidieron a Lula ir al entierro de su hermano

“No dejaron que me despidiera de Vavá por pura maldad. No puedo hacer nada porque no me dejaron ir. Lo que puedo hacer es quedarme aquí y llorar”, dijo Lula, según difundieron allegados.



La defensa del exmandatario había solicitado la libertad temporal el martes a la tarde, pero tanto la jueza de primera instancia como un tribunal de segunda instancia negaron el pedido argumentando que no podían garantizarle seguridad y problemas logísticos para su traslado hasta São Bernardo do Campo, donde Genival fue sepultado.

En medio de una ola de críticas de lulistas y hasta de antilulistas en las redes sociales y los medios de comunicación, que denunciaron un encarnizamiento judicial contra el líder del Partido de los Trabajadores, el presidente del Supremo, el juez José Antonio Dias Toffoli, concedió finalmente un habeas corpus para asegurar “el derecho de Lula de encontrarse exclusivamente con sus familiares, en la fecha de hoy (por ayer), en la Unidad Militar de la Región, inclusive con la posibilidad de que el cuerpo sea llevado a la referida unidad militar a criterio de la familia”. Sin embargo, la decisión llegó justo en el momento en el que Genival Inácio da Silva, conocido como Vavá, era sepultado.



La autorización de la Justicia le permitía a Lula reunirse con su familia en un cuartel militar de San Pablo, pero el mandatario prefirió permanecer en su celda en la sede policial de la ciudad de Curitiba y ser visitado hoy por sus familiares, informaron dirigentes del PT.

“Es lamentable que la decisión solo haya salido a esa hora. Y no era para ver el cuerpo de Vavá sino para hablar con la familia. Lula, con mucha dignidad, agradeció, pero no viajará. No tiene sentido”, agregó el exministro Gilberto Carvalho, que fue un importante colaborador de Lula en sus gobiernos (2003-2010).

“Lula no tiene motivos para encontrarse a escondidas con su familia como si eso fuese un favor de la fiscalía y de la Justicia”, afirmó el diputado Paulo Pimenta, un importante dirigente de la formación.



Según Pimenta, Lula consideró que la decisión de impedirle despedirse de su hermano mayor en el cementerio de São Bernardo do Campo y de autorizarle una reunión con familiares en un cuartel militar fue de una persecución.

El expresidente cree que tal decisión partió del ministro de Justicia, el exjuez Sérgio Moro, el mismo que condenó a Lula a prisión en primera instancia en uno de los procesos por corrupción que le instruyeron.

Lula “no va a viajar a São Bernardo do Campo porque no pretende someterse al circo montado por Sérgio Moro”, agregó Pimenta.

Al jurar como ministro de Jair Bolsonaro, Moro dejó la operación “Lava Jato” en manos de la jueza Carolina Lebbos, quien en primer instancia denegó el pedido de Lula.



Se amparó para eso en que la Policía Federal recomendó no autorizarlo por cuestiones logísticas, entre ellas el no disponer de los medios de transporte necesarios para que el exmandatario pudiera participar a tiempo “de los ritos post mortem de su hermano, y de seguridad”.

“Por ahora los helicópteros que no están en mantenimiento están siendo utilizados para el apoyo a las víctimas de Brumadinho”, la tragedia minera que por ahora ha dejado 84 muertos en el sudeste del país, expuso el cuerpo policial.

Fuente: ambito.com



What do you think of this post?
  • Sucks (0)
  • Boring (0)
  • Useful (0)
  • Interesting (0)
  • Awesome (0)
,

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: