Europa y un divorcio hard con el Reino Unido

(ANSA) – BRUSELAS, 19 JUL – El Brexit tiene trece semanas para alcanzar un pacto que esclarezca los términos de la separación entre el Reino Unido y la Unión Europea y para entender cuáles serán las relaciones futuras, en medio de numerosas incertidumbres.



Una ventana muy estrecha, admitió el jefe negociador de la UE, Michel Barnier, tras encontrarse por primera vez con su nuevo par interlocutor británico, Dominic Raab, con el cual ni siquiera tendrá tiempo para los usuales ritos de presentaciones.
El tiempo apremia y por ello Bruselas comenzó a lanzar advertencias: “Debemos estar listos para cualquier eventualidad”, hasta la de la falta de un acuerdo, dijo Barnier.
“En ese caso está bien que gobiernos e instituciones comiencen a preparar planes de emergencia. El reloj corre y queremos intensificar las negociaciones”, agregó Barnier, mientras le recordaba a Raab el listado de temas pendientes desde ahora hasta la cumbre europea de octubre que debe rubricar el eventual acuerdo.
La lista es larga y entre los nudos más urgentes que desatar está el “backstop”, el acuerdo temporal que aclara el régimen vigente en la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte, al menos hasta una solución final. Y luego habrá una necesidad de definir las relaciones futuras.



En Bruselas la misión comienza a parecer casi imposible. No tanto por la enorme cantidad de detalles que negociar: el escepticismo nace sobre todo al ver el caos político de Londres, aunque desde Downing Street sigan negando querer avanzar hacia un “no acuerdo”.
La Comisión Europea juega una nueva carta, espantar a los interlocutores, esperando que así se den prisa. “Europa trabaja duramente por un acuerdo, pero no hay certeza que será alcanzado. Y aunque lo fuera, Reino Unido no será más un estado miembro”, escribe la Comisión Europea en la comunicación en el día de la reunión de Barnier y Raab.
“Nos preparamos a todas las eventualidades para asegurar que las instituciones de la UE, los estados miembro y los privados estén listos”, prosigue la nota.
Bruselas le pide a los gobiernos prepararse para “todos los escenarios”, al considerar también “medidas de contingencia” para problemas específicos como las aduanas, en el caso de la falta de un acuerdo. Las medidas de emergencia podrían servir a nivel nacional, por ejemplo, para manejar las largas filas en las fronteras.



Porque aún sin un entendimiento, recordaron fuentes europeas, “técnicamente desde el 30 de marzo de 2019 será necesaria una visa para entrar a Reino Unido”, si bien este es un problema “que se puede resolver de modo unilateral poniendo al país en la lista de aquellos a los que se puede viajar sin visado”.
A las empresas se les pide que finalicen hasta marzo próximo todos los procedimientos para asegurarse de que no tendrán interrupciones en servicios y aprovisionamientos. Otra alarma, esta vez desde el frente económico, llega desde el Fondo Monetario Internacional, preocupado porque “el tiempo pasa y no se ve todavía claridad sobre las relaciones futuras”.



El FMI advirtió que “del Brexit no surgirán vencedores”, y las consecuencias de “una integración débil” tras la salida británica se sentirán en toda la UE.
La entidad internacional examina dos posibles escenarios para contabilizar posibles pérdidas. En el más “optimista”, los daños para la economía europea serán limitados, y pueden llegar a un 0,5% del PIB, aún cuando Reino Unido perdiera cerca del 2%. Pero en la hipótesis peor, esto es sin un acuerdo de libre intercambio, el PIB europeo se contraería a un promedio de 1,5% anual durante los próximos cinco a diez años. (ANSA).



What do you think of this post?
  • Sucks (0)
  • Boring (0)
  • Useful (0)
  • Interesting (0)
  • Awesome (0)
,

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: